Experiencia en Piel

Aprendiendo de la Piel

La piel de cada persona es diferente, pero toda piel hace cosas realmente extraodinarias: protege nuestro cuerpo, contribuye a la respiración, regula la temperatura corporal y genera sustancias que son importantes tanto para ella como para el resto del cuerpo. Y además, la piel es un órgano sensorial incomparable. Todos estos son motivos suficientes para cuidarla y protegerla. Además, la piel humana es la mejor profesora para los investigadores de Beiersdorf, ya que su biología ofrece continuamente nuevos puntos de partida para el desarrollo de ingredientes y productos innovadores. 

Cada día y todos los días, un equipo multidisciplinar de expertos en biología humana, celular y molecular, inmunología y bioquímica desvela nuevos procesos en la profundidad de la piel humana. Para ello, la observan muy de cerca, utilizando microscopios electrónicos y procedimientos bioquímicos, biomoleculares y de dinámica celular. Investigan en busca de nuevos ingredientes que protejan, apoyen o promuevan de una manera natural los procesos biológicos que ocurren en las células de la piel. Al incorporar después esos ingredientes como componentes en nuestros productos,  podrán ayudar a la piel a revitalizarse y a optimizar sus funciones. 

Los investigadores de Beiersdorf también reciben el apoyo de un grupo de físicos y de bioingenieros, que por ejemplo, miden las caracteristicas de la piel de los sujetos experimentales mediante los últimos métodos biofísicos para medir arrugas, elasticidad, grosor e hidratación.  Este es el modo en el que la compañía demuestra de forma definitiva que los innovadores productos de Beiersdorf tienen efectos positivos en el cutis y fortalecen la estructura de la piel. Porque esa es precisamente la misión de la investigación de Beiersdorf; el desarrollar productos personalizados que se hayan formulado cuidadosamente, examinado concienzudamente, y que sean eficaces de manera natural. 

Función y Estructura de la Piel

Con un área de superficie cercana a los dos metros cuadrados y un peso de 12 kilogramos, la piel es nuestro mayor órgano vital y es responsable de una variedad de tareas. Gracias a la ayuda de 1 millón y medio de diminutas terminaciones nerviosas que tenemos en la piel, es posible percibir la vibración y el dolor así como sentir el tacto, la presión y los estímulos de temperatura. Al ser un "órgano de entrada", la piel puede absorber sustancias del exterior, como cuando aplicamos productos para el cuidado de la piel. El manto ácido de la piel previene la entrada de gérmenes a nuestro organismo. Mediante la secreción de sudor, la piel nos protege de la hipertermia. Y sobra decir que la piel es una barrera protectora altamente especializada  frente a la pérdida de hidratación, el frío, la luz ultravioleta, las irritaciones mecánicas y los patógenos. 

Cada Piel es Diferente

La piel humana es siempre la misma, pero al mismo tiempo también es muy diferente; la piel masculina y la piel femenina, la piel extremadamente clara y la piel más oscura, o la piel seca y la piel grasa, la piel sensible - todas requieren un cuidado completamente diferente. En los laboratorios de investigación de Beiersdorf desarrollamos productos innovadores para apoyar de manera óptima los procesos naturales de todos los tipos de piel, respondiendo así a las necesidades de todos los consumidores.